logo fundacion camino lebaniego

Historia y Cultura

Patrimonio Mundial de la Unesco

El Camino Lebaniego considerado Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2015.

El Camino Lebaniego, ramal que une el Camino con el Monasterio de Santo Toribio de Liébana y el Camino del Norte o Camino de la Costa en Cantabria están considerados Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2015.

El Camino Lebaniego, ramal que une el Camino con el Monasterio de Santo Toribio de Liébana y el Camino del Norte o Camino de la Costa en Cantabria están considerados Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2015.

Alfoz de Lloredo. Camino del Norte

El Camino Lebaniego y el Camino del Norte. Parte de:

logotipo unes caminos del norte lebaniego

Se trata de una extensión del bien cultural en serie denominado “Camino de Santiago de Compostela”, que se inscribió en la Lista del Patrimonio Mundial en 1993. Esta extensión “Caminos de Santiago de Compostela: Camino francés y Caminos del Norte de España” comprende una red de cuatro itinerarios de peregrinación cristiana –el Camino costero, el Camino interior del País Vasco y La Rioja, el Camino de Liébana y el Camino primitivo – que suman unos 1.500 kilómetros y atraviesan el norte de la Península Ibérica.

El bien cultural ampliado posee un rico patrimonio arquitectónico de gran importancia histórica, compuesto por edificios destinados a satisfacer las necesidades materiales y espirituales de los peregrinos: puentes, albergues, hospitales, iglesias y catedrales. También cuenta con algunas de las rutas primigenias de peregrinación a Santiago de Compostela, creadas después de que en el siglo IX se descubriera en el territorio de esta localidad un sepulcro que, según se cree, encierra los restos mortales del apóstol Santiago el Mayor.

El bien “Caminos de Santiago de Compostela: Camino francés y Caminos del Norte de España” declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2015 pone en reconocimiento los caminos: Francés, Costero, Lebaniego, Primitivo e Interior.

Dos de las rutas singulares transcurren por Cantabria: el Camino de la Costa o Camino del Norte y el Camino de Lebaniego, siendo su inclusión en la Lista de Patrimonio Mundial un reconocimiento de sus valores a nivel internacional.

camino lebaniego mapa lugares santos v2

¿Por qué estar incluido en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO es sinónimo de prestigio?

Es un tratado internacional aprobado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) que se propone promover la identificación, la protección y la preservación del patrimonio cultural y natural de todo el mundo considerado especialmente valioso para la humanidad.

Considerando el patrimonio en su doble aspecto cultural y natural, la Convención refleja la interacción entre hombre y naturaleza, y la necesidad de preservar el equilibrio entre ambos.

De esta manera, estar en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO tiene doble sentido: asegurar la identificación del bien y la preservación de algunos elementos culturales, por su valor excepcional y así protegerlos de la degradación parcial o total.

El compromiso que se adquiere al formar parte de la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO es la catalogación de los elementos y el compromiso para su conservación y difusión como herencia para toda la humanidad.

La inscripción de un sitio en la Lista del Patrimonio Mundial aumenta la conciencia pública sobre el sitio y sus valores sobresalientes, aumentando así las actividades turísticas en el sitio. Cuando están bien planificados y organizados respetando los principios del turismo sostenible, pueden aportar fondos importantes al sitio y a la economía local.

Valor Universal Excepcional de las rutas de peregrinación.

La red de casi cuatrocientos kilómetros de cuatro Rutas del Norte (Primitiva, Costera, Interior del País Vasco-La Rioja y Liébana) está en el origen de la peregrinación jacobea. Están directamente vinculados al descubrimiento de la tumba del Apóstol, y a su promoción por el Reino de Asturias. No fue sino hasta el siglo XI que las Rutas del Norte fueron superadas por la Ruta Francesa de 738 kilómetros de longitud, que fue menos difícil de atravesar y se convirtió en el Camino de Santiago principal a través de la península Ibérica hasta Compostela.

La Ruta de Santiago ha sido un lugar de encuentro para sus peregrinos desde que surgió hace unos once siglos. Ha facilitado un diálogo cultural constante entre los peregrinos y las comunidades por las que pasan. También fue un importante eje comercial y conducto para la difusión del conocimiento, apoyando el desarrollo económico y social a lo largo de sus itinerarios. En constante evolución, esta propiedad en serie incluye un magnífico conjunto de patrimonio construido de importancia histórica creado para satisfacer las necesidades de los peregrinos, incluidas iglesias, hospitales, albergues, monasterios, calvarios, puentes y otras estructuras, muchas de las cuales dan testimonio de la evolución artística y arquitectónica, evolución que ocurrió entre los períodos románico y barroco. Paisajes naturales excepcionales, así como un rico patrimonio cultural intangible también sobreviven hasta nuestros días.

Las rutas de “Caminos de Santiago de Compostela: Camino francés y Caminos del Norte de España” son auténticas en sus formas y diseños, materiales y sustancias, uso y función. La mayoría de los itinerarios en sí siguen sus trayectorias históricas, y muchas conservan sus características históricas. A lo largo de las cinco rutas, los diversos componentes construidos se caracterizan por su alto nivel de conservación.

La función y el uso como rutas de peregrinación han continuado durante más de un milenio. Los enlaces entre el Valor Universal Excepcional de las rutas y sus atributos se expresan con veracidad, y los atributos transmiten plenamente el valor de la propiedad.

Criterios de inscripción para ser considerados Patrimonio Mundial de la UNESCO

  • La Ruta de Santiago de Compostela jugó un papel crucial en el intercambio bidireccional de avances culturales entre la Península Ibérica y el resto de Europa, especialmente durante la Edad Media, pero también en siglos posteriores. La riqueza del patrimonio cultural que surgió en asociación con el Camino es enorme, marcando el nacimiento del arte románico y presentando extraordinarios ejemplos de arte gótico, renacentista y barroco. Además, a diferencia de la disminución de la vida urbana en el resto de la Península Ibérica durante la Edad Media, la acogida y las actividades comerciales del Camino de Santiago condujeron al crecimiento de las ciudades del norte de la Península y dieron lugar a la fundación de nuevos.

  • La Ruta de Santiago de Compostela ha conservado el registro material más completo de todas las rutas cristianas de peregrinación, con edificios eclesiásticos y seculares, enclaves grandes y pequeños, y estructuras de ingeniería civil.

  • La Ruta de Santiago de Compostela es un testimonio destacado del poder y la influencia de la fe entre las personas de todas las clases sociales y orígenes en la Europa medieval y más tarde.

También te puede interesar: