logo fundacion camino lebaniego

Naturaleza

La infraestructura verde Camino Lebaniego.

El Camino Lebaniego se inicia en San Vicente de la Barquera en una zona costera, con marismas y gran superficie intermareal, rodeada por un paisaje de praderías intensivas de aprovechamiento ganadero y cultivos arbóreos de eucalipto y rodales de bosque atlántico. Desde allí alcanza la ribera del río Nansa discurriendo entonces por un medio ripario típico de la costa cantábrica, un río corto, pendiente, con agua todo el año y bosques de alisos, fresnos, sauces, etc.

san vicente de la barquera se inicia el camino lebaniego y transcurre el camino del norte   cantabria turismo

Paisaje de media y alta montaña en el Camino Lebaniego.

Una vez abandonado el río, comienza a recorrer un paisaje de media y alta montaña, marcado por la presencia de bosques caducifolios, praderías y roquedos. El nudo del Camino es Potes, adonde llegan todos sus ramales, ubicado en el centro geográfico de Liébana.

Liébana es una comarca de un marcado perfil montañoso en todas vertientes.

Con relieves abruptos y frecuentes cambios de orientaciones. Tiene una configuración aproximadamente circular, con el fondo de valle muy bajo, apenas a 300 metros de altitud, y bordeada en todo su perímetro por altas montañas de más de 2.000 metros de altitud, la Cordillera Cantábrica (por el Sur y el Este, máxima altitud en Peña Prieta, 2.536 metros) y los Picos de Europa (por el Norte y el Oeste, máxima altitud en Torre Cerredo, 2.648 metros).

Vistas desde Santa Maria de Lebeña

Se corresponde con la cuenca alta del río Deva y de dos de sus afluentes, el Quiviesa y el Bullón, así como de numerosos cursos de agua menores tributarios de los anteriores. El fondo de valle por estar tan protegido de los vientos oceánicos, presenta características submediterráneas (unos 600-700 mm de precipitación anual), de transición entre el clima atlántico y mediterráneo, con encinares y alcornocales como formaciones dominantes.

A medida que se asciende en altitud, aumenta la humedad y el frío, apareciendo sucesivamente, melojares, robledades, hayedos, abedulares, pastizales subalpinos.

Por encima de 2.000 metros, roquedos, cantiles, gleras, neveros y graveras. Esta abrupta orografía origina además numerosos y bruscos cambios de orientación que unidos a los de altitud y a estar situada en un lugar de transición entre dos regiones bioclimaticas, da lugar a una enorme biodiversidad ecológica, con especies atlánticas, mediterráneas y alpinas compartiendo los mismos espacios o espacios muy cercanos.

Destaca una población amenazada aunque en crecimiento de oso pardo.

En cuanto a la fauna silvestre, destaca una población amenazada aunque en crecimiento de oso pardo, así como de lobo ibérico, gato montés, marta, etc. En relación con las aves silvestres la más amenazada es el urogallo, junto al quebrantahuesos, no nidificante. Otras poblaciones interesantes de aves son alimoche, águila real, perdiz pardilla, picamaderos negro, treparriscos, gorrión alpino, etc.

La presencia de estos valores ha hecho que gran parte de la comarca haya quedado incluida en el Parque Nacional de los Picos de Europa.

Accede a nuestra galería del imágenes del Camino Lebaniego donde podrás ver la diversidad de paisajes que lo componen.

Ver Galería de imágenes

Red de espacios que atraviesa el Camino Lebaniego.

El Camino Lebaniego posee una marca diferenciada con respecto a otros caminos de peregrinación es que éste atraviesa zonas montañosas de gran valor natural.

Gran parte del recorrido atraviesa la Red Natura 2000, red ecológica europea de ecosistemas y hábitats, y son frecuentes los bosques, roquedos, ríos, y pastizales, hogar de una variada y valiosa fauna, con presencia de especies únicas o muy escasas a nivel nacional e incluso europeo. El hecho de que el peregrino se desplace caminando lo hace además aún más tendente a observar, valorar y disfrutar de esta riqueza natural.

Gran parte del recorrido del Camino Lebaniego, en la ruta de peregrinación Patrimonio Mundial por la UNESCO

De San Vicente de la Barquera a Santo Toribio de Liébana atraviesa espacios de la Red Natura 2000. Se trata en particular de los espacios siguientes:

  • ZEC Río Nansa

  • ZEPA Desfiladero de la Hermida

  • ZEC Rías occidentales y Dunas de Oyambre

  • ZEC Cueva del Rejo

  • ZEC Deva

  • LIC y ZEPA Liébana

Meterología en Liébana

La Liébana es como un enclave de clima mediterráneo, templado y soleado.

Aunque la zona está próxima al litoral cantábrico (20 Kms en línea recta) y situada en la España verde, la muralla montañosa que la rodea crea un notable obstáculo a los flujos del viento que puedan soplar de cualquier rumbo, según el tipo de situación meteorológica.

La Hoya de Liébana queda protegida frente a los vientos del W y NW, frescos y húmedos, que cruzan asociados a las borrascas del Golfo de Vizcaya. También queda resguardada de los vientos templados del SW, asociados a borrascas que entran a través de las costas de Portugal. Así mismo, los flujos del NE o del S, llegan aún más resecos, por el efecto föehn, al saltar el cordón montañoso y descender a la cuenca del Deva. Sólo el Desfiladero de la Hermida permite, en parte, el acceso de los vientos húmedos de componente Norte.

En verano el fuerte caldeo solar sobre las laderas de las montañas, da inestabilidad al aire que descansa sobre ellas, con marcadas corrientes ascendentes, dando lugar a desarrollo de sistemas tormentosos (cumulonimbos) y chubascos.

Clima soleado y abrigado, con ambiente templado y luminoso, con buenos rendimientos agrícolas en general.

La comarca de Liébana constituye una especie de oasis respecto a la zona montañosa, presentando un clima soleado y abrigado, con ambiente templado y luminoso, con buenos rendimientos agrícolas en general.

La precipitación anual es de unos 600 mm con unos 90 días de lluvia al año, en contraste con los 1200 a 1600 mm de lluvia anual (también en forma de nieve) en las montañas que la bordean, con unos 150 días de lluvia al año. La temperatura media anual se estima en unos 12ºC, mientras que en las zonas altas oscila entre 7º y 9ºC.

Con anticiclón invernal y cielos despejados puede aparecer en la zona una marcada inversión de temperatura, que ocasiona valores mínimos de temperatura en la Hoya que en las montañas circundantes; ello se refleja en la aparición de nieblas en los cauces fluviales y helada en las laderas montañosas.

Resumiendo, La Liébana es como un enclave de clima mediterráneo, templado y soleado, dentro del fresco y nuboso clima cantábrico. Ello se traduce en buenos rendimientos agrícolas y ganadero acordes con las privilegiadas condiciones en donde también hay prósperos viñedos.