logo fundacion camino lebaniego

El Camino a su paso por Ribamontán al Mar

viernes 30 septiembre 2016

Ribamontán al Mar contiene todo lo necesario para que deje en ti un recuerdo imborrable.

Todas los artículos

El Camino de Santiago oficial llega a Galizano y una vez allí continua junto a un andadero que hay junto a una recta carretera que nos conduce a Somo. Es una opción segura y dos kilómetros más corta y sin embargo la mayoría de los peregrinos optan por caminar junto a los senderos que bordean la Costa de Cantabria.

Las playas Galizano y de Arenillas es la antesala de la paradisiaca Playa de Langre. La recomendación es llevar un bañador en la mochila, puesto la única forma de librarte de la tentación de darte un baño en una de ellas, es caer en ella.

Ya en Langre donde nudistas y “textiles” conviven en paz, un montón de furgonetas, tablas de surf y valientes que practican y enseñan este deporte, salpican el entorno. Ante este despliegue de posibilidades uno se empieza a plantear volver a Cantabria una vez culminada la peregrinación a Santiago o Santo Toribio de Liébana.

Desde Langre una vez subes las escaleras aun un pequeño sendero entre maizales el junto al mar. Caminas por un sendero que no entraña peligro a no ser que cometas la imprudencia de asomarte al acantilado.

Entre casas de ensueño y con la ciudad de Santander al fondo, sentirás esa inexplicable sensación de poderío y libertad que te aporta el conocer un hermoso país peregrinando.

Antes de continuar a Somo merece la pena que pares en el Santuario de Nuestra Señora de Latas, un templo del siglo XVII ubicado en un entorno privilegiado rodeado de encinas, donde puede que veas a varias familias o a una pareja de enamorados almorzando. ¿Te apuntas?

Regresamos a la playa de los Tranquilos y de dos patadas, subiendo por unas, cruzamos a la Playa de Langre para pasear por 5 kilómetros de arenal que nos conduce a Somo, mientras disfrutamos de la Bahía de Santander, una de las más bellas del mundo. ¿Sabías que las playas de la Ciudad de Santander son las únicas de una ciudad del Norte que se orientan al sur?

Caminando por esta playa observarás unos burbujeantes orificios en la arena que te dan la pista de la gastronomía que no puedes dejar de degustar a estas alturas del Camino del Norte.

En Somo decidimos si queremos cruzar la bahía en lancha o rodearla a pie. Si dispones de suficiente tiempo te aconsejamos que no elijas, que disfrutes de ambas.

Todas los artículos

Más actualidad sobre el Camino Lebaniego